«Yo lo único que quiero es justicia. No duermo tiene hace dos días, desde que vi el cuerpo de mi hijo dentro de ese automóvil», señaló Érika Cruz, madre de Brando Arellano, joven de 27 años que fue asesinado a balazos por policías en Lerdo de Tejada.

Durante el entierro de su hijo, realizado este domingo en el panteón municipal, la desconsolada madre pidió que el policía que le disparó a Brando pague por el crimen.

«No vine a sembrar una plantilla, vine a dejar aquí parte de mi corazón, parte de mi alma, parte de mi cuerpo… desde que a mi hijo me lo mataron, no duermo. No puedo dormir», expuso.

Érika Cruz señaló que, tras el asesinato de su hijo, ahora teme por su vida y la de su familia. Además, acusó que de los cinco policías que viajaban en la patrulla aquella noche, solo cuatro están detenidos, mientras que de uno nada se sabe.

Hasta ahora, las autoridades no han podido explicar a los padres de Brando Arellano cuál fue el motivo de la persecución y posterior asesinato del joven, lo que mantiene la indignación entre los pobladores de Lerdo de Tejada, quienes se unieron a la familia en la petición de justicia.

El asesinato de Brando Arellano

La noche del pasado viernes 19 de enero, Brando Arellano Cruz se dirigía a la casa de su abuela, ubicada en la colonia Paulino Ortiz del municipio de Lerdo de Tejada; sin embargo, lo que parecía que sería una velada familiar, terminó por convertirse en una tragedia.

Antes de llegar a su destino, una patrulla de la Policía Municipal comenzó a perseguirlo sin motivo aparente, lo que desató la desesperación del joven, quien rápidamente tomó su teléfono celular en busca de ayuda.

¡Papá, me viene siguiendo una patrulla!­– gritó Brando angustiado.

Su papá lo escuchaba al otro lado del teléfono y enseguida salió a buscarlo, pero ya era demasiado tarde. En ese momento, escuchó dos disparos y, al acercarse a la escena, confirmó lo peor.

Brando se encontraba en el interior del vehículo, bañado en sangre y con un impacto de bala en la cabeza.

El asesinato de Brando Arellano encendió la furia de los pobladores, quienes retuvieron y propinaron una golpiza a los policías municipales, además de volcar y quemar la patrulla en la que perseguían al joven. Durante la trifulca, también fue incendiado parte del Palacio Municipal.

#Imagendelgolfo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *