Con el hambre en niveles récord, EU considera recortes de ayuda

0

Ante posibles recortes presupuestarios este año, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), el principal donante humanitario del mundo, dijo que probablemente tenga que reducir su respuesta a las crisis globales.

El presupuesto propuesto por el presidente Joe Biden para el año fiscal actual pide 10.600 millones de dólares en ayuda humanitaria como parte de su gasto total en asistencia exterior, mucho menos de lo que realmente se desembolsó en cada uno de los últimos dos años. El Congreso aún no ha finalizado el presupuesto para el año fiscal, que comenzó en octubre pasado.

El gasto de Estados Unidos en ayuda humanitaria alcanzó un récord de 17.000 millones de dólares en 2022, en gran parte en respuesta a la invasión rusa de Ucrania, y se situó en 15.000 millones de dólares en 2023. En ambos años, los montos desembolsados fueron significativamente más altos que los presupuestados originalmente, debido a las autorizaciones suplementarias del Congreso.

«En el año fiscal 2024, esperamos que las obligaciones totales de asistencia humanitaria sean menores que el año pasado, lo que requeriría que USAID reduzca los fondos para casi todas nuestras respuestas a la crisis en comparación con 2023», dijo un portavoz de USAID a la VOA esta semana en comentarios escritos.

La agencia es responsable de administrar la mayor parte de la asistencia humanitaria del gobierno.

A pesar de las proyecciones, las cifras presupuestarias pueden cambiar, y a veces lo hacen, a lo largo del año.

Por ejemplo, la administración Biden solicitó 10.500 millones de dólares para ayuda humanitaria en el año fiscal 2023, y el Congreso aprobó sólo 8.600 millones de dólares. Sin embargo, las asignaciones suplementarias durante el año elevaron el total a casi 15.000 millones de dólares, con una gran parte destinada a Ucrania.

El portavoz de USAID dijo que la agencia aún espera que el Congreso acuerde una asignación suplementaria de seguridad nacional para el año fiscal 2024. De lo contrario, «USAID no tendrá más remedio que hacer recortes críticos a los programas que salvan vidas».

En enero, Estados Unidos y algunos de sus aliados occidentales suspendieron la financiación de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Medio (UNRWA).

Históricamente, Estados Unidos ha sido el mayor contribuyente de la UNRWA, donando entre 300 y 400 millones de dólares anuales.

Esta decisión se produjo después de que funcionarios israelíes alegaran que varios empleados de UNRWA estuvieron involucrados en un ataque terrorista de Hamás contra Israel el 7 de octubre de 2023. UNRWA despidió a los empleados acusados e inició una investigación sobre las acusaciones.

Con 13.000 empleados en Gaza, la UNRWA es la agencia más grande y mejor equipada para entregar ayuda al enclave, donde la ONU dice que cientos de miles de personas enfrentan niveles catastróficos de hambre. Sin embargo, algunos legisladores estadounidenses han advertido que bloquearán cualquier reanudación de la ayuda a la UNRWA.

«Un dólar para la UNRWA es un dólar para el terrorismo de Hamas», escribió el representante republicano Brian Mast en X la semana pasada.

Sin embargo, el portavoz de USAID dijo que la agencia estadounidense tiene una gran libertad en la forma en que gasta el dinero que se le asigna.

«El financiamiento humanitario de USAID por parte del Congreso es totalmente flexible, lo que permite a USAID dirigirlo a los países y sectores que más lo necesitan en un año fiscal determinado», dijo el portavoz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *