‘Bestia’ abusó de sus dos hijas

0

CÁRDENAS.- El destino había traído de vuelta a Dulce ’N’ a un escenario de horror del que había logrado escapar. Los mensajes de audio en su celular revelaron una verdad inimaginable: la voz de una de sus hijas, revelando un acto de violación. El mundo se detuvo para ella en ese momento, su corazón latiendo con una mezcla de terror y angustia.

La FGE había intervenido en el caso, aportando pruebas contundentes en la causa penal 125/2023. Sebastián ‘N’, el ‘monstruo’ responsable de los actos de pederastia, había sido arrestado ayer por la tarde cuando se dirigía a su hogar en el Poblado C-20. Ahora, estaba siendo presentado ante el juez que lo reclamaba.

Pero la historia aterradora de las hijas de Dulce había comenzado a principios de mayo. Las dos niñas, de tan solo 11 y 13 años de edad, habían sufrido abusos sexuales por parte de su propio padre. Lo más escalofriante era que cada una había sido testigo del abuso que sufría la otra.

INICIAN INVESTIGACIÓN

Las investigaciones arrojaron detalles espeluznantes sobre los crímenes cometidos contra estas indefensas menores. Sebastián, su propio padre, las obligaba a presenciar videos pornográficos mientras las manoseaba. Sin embargo, el acoso escaló a un nivel aún más siniestro el ocho de mayo.

Ese día, el padre llevó a sus hijas a un terreno donde pretendía sembrar. Después de limpiar el área, las sentó y comenzó a mostrarles videos de contenido erótico. La mayor, de 13 años, fue la primera en ser atacada por Sebastián. El horror continuó al día siguiente cuando la menor, la de 11 años, también fue ultrajada por el monstruo disfrazado de padre.

SU HIJA LO GRABA

Pero fue la valentía de la menor de las hijas lo que cambió el destino de esta tragedia. En un acto desesperado por buscar ayuda, logró arrebatar el celular de su padre y grabar con audio las atrocidades que estaban ocurriendo. Envió los mensajes a su madre, Dulce, a quien no habían visto en cuatro largos años.

Al escuchar esas aberraciones, Dulce no dudó ni un segundo en abandonar todo y regresar a Tabasco desde Playa del Carmen, Quintana Roo, donde había buscado refugio de la violencia doméstica de Sebastián. Ahora enfrentaría aquel monstruo, quien ya está tras las rejas.

#Tabasco hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *